Servicio de Medicina Interna

La Medicina Interna es una especialidad médica con una larga tradición, que aporta una atención global al enfermo adulto de carácter preferentemente hospitalario.

Los Internistas se forman bajo el principio de que ninguna enfermedad o proble­ma clínico del adulto es ajeno a su incumben­cia y responsabilidad.

Líneas de actuación.

El campo de acción del Internista está centrado  en la atención al enfermo pluripatológico y plurisintomático, al enfermo con  diagnóstico difícil, así como la atención a todas las enfermedades prevalentes del adulto en el ámbito hospitalario.

1. Atención clínica del paciente sin diagnóstico preciso.

2. Atención al enfermo pluripatológico.

  • Estos enfermos pueden ser más eficientemente atendidos en el ámbito de la Medicina Interna. Ello evitaría la intervención de múltiples especialidades, reiteración de exploraciones, interacciones de fármacos, etc, disminuyendo además los costes sanitarios.

3. Atención a los procesos más prevalentes en el entorno hospitalario.

  • La formación global del internista le permite ejercer el papel de clínico generalista con capacidad para atender los problemas clínicos de la mayoría de los pacientes del área médica del hospital. Desde esta óptica el internista ejerce una función de integración y armonización de la práctica clínica en el área médica.

4. Atención a las personas de edad avanzada en situación de enfermedad aguda o agudizada.

  • Su formación como experto en la atención integral configura al Internista como un profesional capacitado para la atención de las personas de edad avanzada, por cuanto son estas las que claramente pueden beneficiarse de un abordaje integral de sus problemas médicos.

5. Atención clínica de enfermos atendidos en unidades especiales desarrolladas por los internistas tales como enfermedades infecciosas, enfermedades autoinmunes sistémicas, de riesgo vascular, metabólicas, patología hepática, etc.

6. Las manifestaciones multiorgánicas de estas enfermedades, y la necesidad de un abordaje integral de los pacientes que las padecen ha determinado que el Internista sea el especialista de referencia para ellas.

7. Atención clínica de enfermos en la fase paliativa de la enfermedad.

» La visión integral del Internista y su habilidad para abordar los problemas desde el síntoma o síndrome clínico convierten la atención de estos pacientes en uno de los contenidos asistenciales de la Medicina Interna.

8. Atención del paciente que presenta una emergencia o requiere atención urgente.

  • La formación como generalista y su experiencia en el cuidado continuo del paciente durante todo el proceso hospitalario hacen que el Internista esté bien capacitado para la atención de emergencias y solución de problemas urgentes en los diferentes niveles de la urgencia hospitalaria. Estas capacidades incluyen el manejo clínico de los pacientes atendidos en las nuevas áreas denominadas como alternativas a la hospitalización convencional (corta estancia, hospital de día, hospitalización domiciliaria, unidades de alta resolución), etc.

9. Atención médica a pacientes quirúrgicos.

10. Atención a pacientes con enfermedades raras, sin una especialidad bien definida o por el desarrollo de nuevos conocimientos.

11. Para mantener la continuidad asistencial en la atención de todos estos pacientes el Internista ha de estar especialmente preparado para trabajar en equipo en colaboración con otros especialistas hospitalarios, con el médico de familia y con otros profesionales sanitarios.

Actividades

El Servicio de Medicina Interna desarrolla las tareas asistenciales, docentes y de investigación relacionadas con su especialidad.

Médicos por Especialidades : Medicina Interna

 


Dirección: Coronel 2301 y Azuay;
Pbx: (5934) 3720100 
Guayaquil - Ecuador

 Hazte fan  suscríbase