Hablar de accidentes, fracturas y politrauma en Guayaquil y en el Ecuador es hablar del Hospital Alcívar; Una tradición y prestigio de 80 años

Compartir

El Dr. Eduardo Alcívar Elizalde luego de realizar su postgrado en Alemania en 1937 fundó la Clínica Alcívar y desde ese entonces introdujo y aplicó los conocimientos modernos de la Traumatología convirtiéndose en un pionero en esta rama de la medicina. El prestigio del Dr. Alcívar Elizalde fue sin duda el principal factor para que a la Clínica Alcívar se la identificara cada vez más con la atención al traumatizado, pero también supo rodearse de excelentes colaboradores y nació así también la escuela del Dr. Alcívar Elizalde.
Para 1970 con la llegada del Dr. Eduardo Alcívar Andretta, luego de realizar su postgrado en Alemania se adquirieron nuevos equipos y se potencializó la imagen de la clínica en la atención del trauma, la clínica se consolidó como un Centro de Trauma, llamándose en ese entonces por marketing “El Centro del Accidentado”.

La ambulancia de la clínica llevaba la propaganda de “Clínica Alcívar El Centro del Accidentado” y en la década de los 70 y los 80 era una de las más activas, no solo llevaba y traía pacientes, sino que era solicitada para todo evento que convocaba importante número de asistentes y la Clínica Alcívar era designado el Centro Médico Oficial en cualquier certamen importante.

Por la fama de la clínica, todo Guayaquil y también todo el Ecuador sabían que si en algún momento algún familiar o uno mismo sufría algún accidente tenían que decir llévenme a la Alcívar, que era sinónimo de buena atención.

En mi época de estudiante de medicina, mi hermana sufrió un accidente de tránsito, lesionándose la mano izquierda, siendo atendida en Portoviejo le querían amputar la mano, por lo cual ella solicitó una avioneta para trasladarse a Guayaquil y llamó para que la reciba y atienda el Dr. Eduardo Alcívar, él no le amputo la mano se la reconstruyó, y yo por primera vez (año 1984) vi la delgada figura del Dr. Alcívar dándonos la explicación sobre el caso de mi hermana. En 1988 me gradué de médico y en 1990 comencé a realizar la especialidad en el Hospital Luis Vernaza, conocí y aprendí del Dr. Auad; pero yo quería aprender del Mejor Ortopedista del país y estar en el Templo de la Traumatología, por eso vine en el año 1994 al Hospital Alcívar a realizar mi postgrado con el Dr. Eduardo Alcívar Andretta.

Estando aquí vi la transformación de Clínica a Hospital Alcívar y también vi como el Hospital se transformó en un verdadero Centro de Trauma Nivel III para la atención integral y multidisciplinaria del paciente politraumatizado. El Dr. Alcívar en sus charlas hacía énfasis en el Triage, en el transporte del paciente y en la atención hospitalaria por un equipo multidisciplinario de especialistas liderado por el Anestesiólogo quien venía a constituirse en el Jefe del Equipo de Trauma. Y siempre mostraba en sus diapositivas la llamada Mesa Negra en la cual se podía recibir al paciente politraumatizado, reanimarlo, llevarlo a imágenes hacerle tracción craneal o de extremidades e incluso llevarlo a cirugía y operarlo sin necesidad de estar cambiándolo de mesa. Con la experiencia del Dr. Alcívar en la Defensa Civil el Hospital estaba organizado para atender Accidentes en Masa.
En la década del 90 a todo paciente politraumatizado que llegaba se le hacia el TIT “Tratamiento Inicial Total”, es decir se le resolvían todos sus problemas con una sola entrada a cirugía, esto implicaba muchas horas de cirugía y de anestesia, el paciente pasaba luego a la unidad de cuidados intensivos. Todo esto se cambió luego por el concepto de “Control de daños” mediante el cual se trata de resolver en el menor tiempo posible solo los problemas que puedan comprometer la vida y pasar al paciente a la unidad de cuidados intensivos, para controlar las alteraciones bioquímicas del proceso inflamatorio que provoca el trauma grave. Este concepto de “Cirugía de Control de Daños” comenzamos a aplicarlo en nuestro Hospital desde el año 2005. Siempre veíamos en la Emergencia al Dr. Alcívar haciendo apagar los acondicionadores de aire para que el ambiente este cálido y evitar la hipotermia del paciente politraumatizado que pudiera llegar.

Todos estos conceptos aplicados actualmente al paciente politraumatizado fueron protocolizados por el Dr. Eduardo Alcívar Andretta y secundado por el Dr. Jorge Plaza Cepeda miembro fundador de la Sociedad Panamericana de Trauma y una autoridad reconocida internacionalmente en los Congresos de Trauma y Medicina Crítica.