La medicina crítica, también conocida como cuidados intensivos o terapia intensiva, desempeña un papel crucial dentro del hospital.

Este servicio se especializa en el cuidado de pacientes que se encuentran en estado crítico o grave debido a enfermedades graves, lesiones traumáticas o cirugías complejas. Los médicos y enfermeras de cuidados intensivos están altamente capacitados para manejar situaciones urgentes y complicaciones médicas graves, utilizando equipos avanzados de monitoreo y tratamiento. Su objetivo principal es estabilizar a los pacientes y proporcionarles el soporte necesario para facilitar su recuperación. La medicina crítica juega un papel vital en salvar vidas y mejorar los resultados de los pacientes gravemente enfermos.